ArticulosBlogMúsica

Soundtracks: más que un acompañamiento

soundtracks cine musica produccion musical musicalizacion

La música es un pilar fundamental de nuestras vidas y nuestras vidas son historias, así que también son el hilo conductor de las películas, cortometrajes, series, comerciales y otras producciones audiovisuales

Quiero contarte un poco acerca de mi experiencia en el proceso creativo para piezas audiovisuales (que espero que sea más frecuente en el futuro) y el rol de los productores musicales y los profesionales del audio al embarcarse en un proyecto de este tipo.

Los soundtracks son esos activadores que despiertan nuestras emociones cuando vemos una imagen, son como ese pellizco que despierta diferentes sentimientos en tu cerebro. Los soundtracks son más que un acompañamiento.

Seguro mientras lees esto, ya te vino a la cabeza un soundtrack que te marcó y probablemente analizaste lo que esa historia significó para ti o cómo te transformó. La música fue la responsable.

La necesidad de comprender

Analizo mucho la musicalización de las producciones audiovisuales, siempre siento esa necesidad, capaz no lo hago en el momento, pero es una acción que siempre está allí más allá del entretenimiento.

Seas músico o no, si te gusta analizar y conocer la profundidad del contenido que consumes, siempre vas a girar la cabeza para ver qué está pasando allí internamente porque algo cambió.

No te voy a decir que hacer música para piezas audiovisuales es una fórmula, pero sí es una manera de poner cada nota en su lugar y activar el click correspondiente en la mente de la audiencia.

La combinación de imágenes y música te puede afectar según sus diferentes vibras, incluso te puedes sentir identificado con la historia y los personajes gracias a una sincronía que tiene un sólo objetivo: enviarte un mensaje y que reacciones ante él.

Las canciones son una pieza fundamental de lo que estás viendo y sintiendo, la base de tu imaginario y la de su realizador, es el puente como quien dice, aunado a los diálogos y todos los elementos de la producción en sí.

Lo que me dijeron los bastardos y la estrellas

Me atrevo a decir que en ocasiones mido el éxito de una película por su musicalización, porque una escena puede cobrar mucha más fuerza sólo por la música y es allí cuando te das cuenta de la importancia de su rol por lo que sientes en el estómago y en la mente en ese momento.

Eso me hace pensar en la película Inglorious Bastards de Quentin Tarantino.

En una de las primeras escenas de la película, el coronel Hans Landa le pregunta a uno de los personajes que interpreta a un francés, si tiene escondidos a ciudadanos judíos en su casa. En ese preciso instante, cuando formuló la pregunta, se activó la música.

¿Qué sentí? Miedo y una fuerte sensación de suspenso porque yo sabía que sí habían judíos allí y tú también lo sabías, pero la música fue esa bandera que nos hizo saber que el coronel también lo sabía o estaba a punto de hacerlo.

La música hace que tú sientas lo que está sintiendo el personaje.

Interstellar de Christopher Nolan es otra película que me gusta mucho porque Hans Zimmer hizo un excelente trabajo como compositor.

Una de las cosas que más me gusta de su forma de componer es su sencillez y profundidad, porque con solo tres notas te hace viajar dentro de la historia, y todo eso, gracias a su comprensión de la mente humana y su conocimiento musical que le llevó a reconocer que tres o cuatro notas en el momento indicado, pueden hacer mucho.

soundtrack hans zimmer interestellar

Es muy similar a cuando produces un álbum, todos los elementos tienen un porqué y un lugar específico en el que brillan.

Hans Zimmer hace cosas súper sencillas pero muy memorables. Prácticamente se repite la misma música y la misma melodía a lo largo de todo el film, sin embargo, cambia según lo que transmite la escena, haciéndose más o menos intensa, dramática e incorpora otros elementos.

El proceso creativo de hacer música para audiovisuales

Qué notas tocar, en qué velocidad, cómo hacer que la gente conecte con lo que está viendo en la pantalla y se sienta identificada. Es cuestión de analizar, comprender el propósito y meterte en la historia.

He tenido la oportunidad de hacer música en varias ocasiones para proyectos audiovisuales, comerciales de TV, cortos de estudiantes de cine e incluso para la musicalización de presentaciones de libros como Warm.

Normalmente tengo una conversación con el realizador o director para conocer su visión de la producción y qué emoción o sentimiento quiere transmitir. También les pido referencias porque son vitales en el proceso creativo.

Ese sería el paso uno: obtener el feedback del realizador y comprender su visión.

El segundo paso es empaparse de esa obra, sumergirse, interpretarla y hacer un sync con el concepto del director o realizador.

Como te comenté más arriba, el ejemplo más reciente fue cuando hice la musicalización para la presentación del libro Warm de Erick Kapitan quien me comentó que trataba de una persona que tenía un demonio por dentro que le hacía hacer cosas malvadas. Entonces yo dije “bueno hay muchas obras de horror” tengo que conocer lo que hace a este libro diferente, así que le pedí una copia del libro para comprender qué sucedía en la historia.

Una vez que estoy dentro y me identifico o me atrae un personaje, tomo ese como mi punto de partida para comenzar a componer.

En ocasiones suelo preguntarles a los directores con qué género musical identifican su historia y qué elementos busca resaltar, en el caso de comerciales, también es necesario saber cuál es el público objetivo y qué se vende.

Trabajar con otros creativos, además de músicos es una sinergia genial.  

Creo que un trabajo audiovisual sin una buena producción musical, no tendría el impacto que el creador desea transmitir. Es parte del sentimiento de lo que estamos viendo y sintiendo.

Comparte este articulo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *