ArticulosBlogMúsica

Mi verdad sobre las técnicas para tocar y avanzar en la guitarra

En muchas ocasiones, sobre todo cuando estás empezando a desarrollarte como guitarrista, probablemente te preguntas qué técnicas específicas necesitas aplicar para aprender o avanzar, yo te digo que todo depende de lo que tú quieras hacer y hasta dónde quieras llegar

Técnicas para tocar y avanzar

La influencia en primer lugar

Siempre existe un referente, un músico que quieres emular y eso está muy bien como punto de partida. Todos empezamos así como base para desarrollar nuestro estilo.

Slash de Guns & Roses fue la primera figura con la que me sentí identificado y quería ser como él. En ese período me concentraba en tocar las raíces de las canciones más que los solos para internalizar su estructura, así que se podría decir que esa fue mi primera técnica en los primeros años.

Después me adentré más en el Metal y fue cuando llegó Metallica y comencé a tomar en cuenta otras técnicas y me enfoqué en los solos.

Cuando veía los vídeos de Metallica (sí, en VHS jaja) me fijaba en cómo James y Kirk ponían las manos, cómo agarraban la pajuela y cómo ponían las manos en el mástil, sin embargo siempre le presté mucha atención a la parte rítmica y a la composición de la guitarra.

James Hetfield siempre se encarga de darle forma a la música y por eso me sentí muy identificado con él, porque le gusta hacer música más allá de demostrar que sabe tocar muy bien.

Es muy importante que tengas eso en cuenta antes de pensar en cualquier técnica.

Crear es practicar

Toca tus canciones favoritas

Esas son las más retadoras. Escúchalas, internalízalas y tócalas.

Esta es la mejor técnica que te puedo recomendar y la más variada, porque puedes combinar muchas al mismo tiempo en lugar de hacer un ejercicio repetitivo que probablemente no te deje nada para la creación de un tema.

Tiene que haber un equilibrio entre la creación y la técnica, ninguno puede ser perfecto si no cuenta con el otro.

No te enfrasques en un sólo estilo o en un sólo enfoque al tocar la guitarra.

Hay personas a quienes les encanta hacer solos, otros quieren demostrar que son rápidos y se olvidan de la parte creativa, pero la realidad es que incluso con tres acordes puedes tener un éxito, ese es el caso, por ejemplo, de bandas como Foo Fighters, aunque no es una de mis bandas favoritas, considero que Dave Grohl es un genio en la música.

A veces menos es más, y con esto no digo que debas hacer cosas fáciles, pero sí concentrarte en desarrollar tu lado creativo y a partir de allí explotar la parte técnica.

Muchos músicos se enfocan en la palabra virtuoso como un lugar al que es necesario llegar, sin embargo si te concentras únicamente en esa meta, puede que olvides otros aspectos que en realidad te ayudarán a llegar a ella. Virtuosismo no es rapidez, virtuosismo es la capacidad de mezclar ambos hemisferios musicales en una canción, por así decirlo.

Yo no me considero virtuoso, sin embargo siempre estoy consciente de integrar la técnica y la creatividad para componer sonidos que me hagan sentir bien y que agraden a las personas que los escuchan.

Esto aplica para mis propios trabajos y también para mis clientes.

La práctica hace al músico

Práctica mucho y sin duda vas a mejorar cada día. Hazlo con ese propósito.

Siempre he dicho que es mejor componer en base a lo que puedes lograr y no a lo que puedes hacer actualmente, porque siempre siempre vas a mejorar. No puedes crear con limitaciones en tu mente.

El límite póntelo en las prácticas y avanza progresivamente, así cuando vayas a componer vas a estar súper cómodo en esa canción que te arriesgaste a crear. Te vas a sorprender a ti mismo y también a las personas que te escuchan.

Es muy importante no quedarse con las mismas escalas mayor o menor, pentatónica, y hacer canciones sólo pensando en ellas, porque si no, vas a hacer música que ya se hizo hace  siglos y serás repetitivo.

Hay ocasiones en que la creatividad tiene que ir un poco más allá y desafiar lo que ya está escrito

Busca y descubre música nueva, música que te haga decir “wow esto sí me parece algo diferente” y estudia qué está pasando ahí con la música, qué están haciendo los músicos,  qué elementos están mezclando. Y una vez que lo descifres, empieza a ver cómo te ayudará en la búsqueda de tu propio sonido.

¿Cómo no aburrirse con  los ejercicios repetitivos?

Si no eres como yo que tocas canciones de tu banda favorita para practicar, entonces trata de encontrar artistas y temas donde se apliquen ejercicios que tú quieras aprender.

Por ejemplo, cuando yo practicaba mucho con clínicas de guitarra, habían guitarristas que nunca me aburrían, por eso aprendí mucho de las clínicas de Marty Friedman, Jeff Loomis y otros guitarristas que abarcan desde unos buenos riff hasta unos buenos solos sin dejar de lado la creatividad.

Luego de ver las clínicas de mis músicos favoritos, encontraba parte de esas técnicas que habían explicado, en sus propios discos. Lo disfrutaba más porque el ejercicio estaba acompañado de un riff, de una batería, un bajo y así es mucho más divertido.

Ahora practico tocando mis propias canciones a diferentes velocidades, así que tú también puedes hacerlo de esa forma.  Incluso puedes construir tus propias técnicas.

Mi consejo para ser disciplinado y practicar técnicas

Como ya les he contado, yo tengo una agenda, y en mi agenda pongo todo, sobre todo porque le dedico tiempo a mis clientes y al trabajo que hago con su música, pero también debo tener tiempo disponible para practicar y crear.

Tener una agenda y una planificación suena como algo básico, pero el ser humano funciona de esa forma y es más productivo si tiene ese paso a paso que le ayuda a optimizar su tiempo más que obligarlo a hacer cosas. Ve la agenda de esa manera.

Si eres alguien que siempre está muy ocupado y necesitas orden para tus actividades musicales, este es el mejor consejo que te puedo dar porque a mí me funciona muy bien.

A lo mejor vas a decir que no tienes tiempo, pero créeme, si la música ocupa un lugar importante en tu vida y quieres ser uno de los mejores, tienes que encontrar el tiempo para practicar y componer.

Cuando la música está en tus prioridades tienes que darle la atención que se merece. Practica mucho y escribe, porque una vez que tengas esa pieza lista y vayas a grabar al estudio, el ingeniero de audio podrá captar tu visión mucho más rápido y darte los resultados que estás buscando.

Se trata de optimizar tu talento, tu tiempo y la inversión de dinero y esfuerzo que realizas para tu proyecto

 

 

Comparte este articulo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *